top of page
  • César Nández

El chatbot de Google, Bard, se aventura por el mundo

Harto de estar atrapado en casa, el chatbot de inteligencia artificial (IA) de Google, Bard, finalmente está saliendo del sótano de sus padres y emprendiendo una aventura de mochilero por todo el mundo. El sistema de IA ahora está completamente disponible en varios países que lo habían buscado durante mucho tiempo, incluyendo la mayoría de los países de la Unión Europea. Para acceder a algunas de estas naciones, Bard necesitó mucho más que un pasaporte. Muchas entidades regulatorias dijeron que Google deberá proporcionarles informes regulares de privacidad y hacer más promesas para mantener seguros los datos de los usuarios.


El jueves pasado, Google anunció que Bard había aprendido a hablar en muchos más idiomas que antes. Dentro de los 43 nuevos idiomas que habla Bard se encuentran: español, árabe, danés, francés, alemán, hindi, chino, portugués y muchos más. La actualización debería estar disponible en todas partes del mundo, incluyendo Brasil y de toda la Unión Europea. Google había retrasado anteriormente el lanzamiento de su chatbot en la UE debido a problemas de privacidad.


Google lanzó Bard en marzo y desde entonces la compañía ha prometido más actualizaciones con el tiempo a medida que ha intentado cerrar la brecha con sus competidores, OpenAI y Microsoft. Google tiene una prueba beta en curso para el uso de su buscador integrando Bard para competir con el buscador de Microsoft Bing integrando con ChatGPT, el cual se encuentra gratis a todos los usuarios de Edge. ChatGPT también puede manejar docenas de idiomas, aunque la compañía no ha hecho una declaración oficial sobre el número de dialectos compatibles.


Además de tener un acceso ampliado, Bard está adquiriendo nuevas funciones que permiten a las personas anclar y renombrar las conversaciones listadas a la izquierda de la página de Bard, escuchar una versión de audio de las respuestas de Bard y compartir un enlace de estas. Google finalmente está permitiendo a los usuarios acceder a la función similar de Google Lens para compartir imágenes con Bard. El chatbot puede describir las imágenes e incluso crear un subtítulo para las fotos. Esta función actualmente solo está disponible en inglés, aunque Google prometió que estará disponible en más idiomas eventualmente.

Para acceder al mercado de la UE, Google tuvo que hacer algunas concesiones en materia de privacidad, ya que el bloque se ha centrado en la regulación de la IA. La noticia también llega días después de que la compañía propiedad de Alphabet fuera demandada en una demanda colectiva propuesta por prometer rastrear toda la internet para entrenar sus servicios de IA.

La Comisión de Protección de Datos de Irlanda le dijo a The Wall Street Journal que Google ha acordado ofrecer a los reguladores un informe de privacidad en los próximos meses. El fabricante de ChatGPT, OpenAI, también está enfrentando esas regulaciones de IA, aunque la aplicación de chatbot está disponible en varios países europeos.

Jack Krawczyk, director de productos de Google Bard, dijo al WSJ que el equipo necesitaba que personas reales se sentaran y trataran de obtener respuestas perjudiciales de la IA en cada uno de los idiomas propuestos.


Lo que esto no menciona es el problema inherente con los chatbots de IA modernos y sus datos de entrenamiento, que ya los hacen muy centrados en Occidente. La IA ya es capaz de entender idiomas simplemente porque existen en sus datos de entrenamiento. Gran parte de la atención mediática se centró en que Bard supuestamente aprendió bengalí, aunque Google afirmó que no lo había entrenado para ello, pero los expertos dijeron que el bengalí y otros idiomas similares ya existían en sus datos de entrenamiento. Los datos de entrenamiento del modelo de lenguaje GPT-3 incluían cientos de gigabytes de datos de la web, la mayoría de ellos de la Wikipedia en inglés, libros y otro conjunto de datos de uso común centrado en Occidente llamado Common Crawl. Según documentos que describen ese gran repositorio, más del 50% de los datos estaban alojados en Estados Unidos.

Esto inevitablemente llevará a un sesgo occidental en los resultados de la IA, sin importar el idioma que esté utilizando actualmente. Google entrenará la IA en base a las entradas de los usuarios, pero se necesitará una gran cantidad de datos proporcionados voluntariamente por los usuarios para cerrar esa brecha cultural.


18 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page